Mac

¿Tu disco duro externo parece “invisible” cuando lo conectas a un Mac?

disco duro externo colocado en un Mac
Escrito por Lurdes

Hay veces en las que conectamos un disco duro externo a nuestro Mac y no aparece en ninguna parte. Nada en el Finder, nada en la utilidad del disco, nada montado… es como si no lo hubiéramos conectado. Hey, ¿qué está pasando?

La verdad es que la respuesta es simple (o no), ya que lo más probable es que el disco esté formateado para usar el sistema de archivos Windows NTFS, de modo que Mac OS X no lo reconozca de forma nativa.

Los sistemas UNIX, Linux y Mac siempre han sido reacios a incorporar de forma nativa un controlador que gestiona el sistema de archivos NTFS, porque lo consideran que este pueda degradarse y deteriorarse con el tiempo, generando una fragmentación excesiva de los archivos que alberga.

¿Qué podemos hacer para que Mac OS X lea y escriba en este sistema de archivos?

Basta con instalar el controlador necesario para permitir que Mac OS X “entienda” el sistema de archivos NTFS, un controlador que atiende al nombre de NTFS-3G y que permitirá a nuestro sistema UNIX (en este caso Mac OS X) leer y escribir datos en particiones con formato NTFS.

discos duros externos de pequeño tamaño

Este controlador se puede descargar desde la página de descargas de Apple

Su instalación es muy sencilla, sólo tienes que hacer doble clic en el archivo Instalar NTFS-3G. mpkg y seguir los pasos indicados por el instalador.

Una vez instalado, se recomienda que se desconecte el disco duro que Mac OS X no reconoce y se reinicie el Mac. De esta manera, al arrancar, cargará el controlador que acabamos de instalar y vamos a poder volver a conectar el disco duro externo y comprobar si lee (y escribe) ahora.

Ten en cuenta que este método sólo funcionará si tu disco duro externo tiene el formato NTFS, así que si sabes con seguridad que el disco duro tiene un formato de archivo diferente y Mac OS X no lo reconoce, tal vez este método no resuelva el problema.

Otras opciones a tener en cuenta

Si has creado una distribución bootcamp donde instalaste Windows, verás que después de instalar este controlador, puedes escribir archivos en esta partición de Windows.

Una vez instalado el controlador NTFS-3G, puedes activarlo y desactivarlo a voluntad, para eso encontrarás un panel de preferencias en “Preferencias del sistema” en tu Mac. Incluso puedes desactivarlo de forma selectiva, de modo que se ignoran algunos volúmenes.

La lectura de particiones NTFS no es un problema para los datos que estamos leyendo, sin embargo, las operaciones de escritura son más delicadas.

Debido a la fragmentación de los archivos, escribir en estas particiones usando un controlador fuera del sistema puede causar corrupción y pérdida de datos. No siempre es así, pero a veces lo es. Por eso recomiendo que intentes evitar escribir en estas particiones desde sistemas UNIX tanto como sea posible.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando…

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies