SSD

ORICO M.2: carcasa para SSD NVMe externo

Escrito por Lurdes

Los NVMe sucesores de los SSD se benefician del puerto PCI-Express. La celeridad en la escritura y lectura es asombrosa; el NVMe PCIe ofrece hasta 3500 MB/s y el estándar PCIe 4 más de 5000 MB/s., algo que no se ve en otros aparatos de almacenamiento.

Su diseño está hecho para acoplarlo internamente al ordenador y puedes convertirlo en un disco duro externo. Nos referimos a ORICO M.2.

La carcasa externa trabaja como un adaptador, utilizando un controlador que tiene un puerto M.2 al lado del puerto USB-C, permitiendo convertir cualquier SSD NVMe interno en externo para llevarlo siempre que lo necesites. Es compatible con NVMe M.2 SSD con clave M de 2230, 2242, 2260 o 2280, y el almacenamiento por unidad es de hasta 2 TB.

Con el puerto USB 3.1 Gen2 Tipo C se obtiene una velocidad de escritura y lectura de hasta 10 Gb/s.  Trabaja sin dificultad en puertos USB 3.0 restringiendo la velocidad al ancho de la banda, es decir, 5 Gb/s. Contiene  un cable USB-C a USB-A y USB-C a USB-C para enlazarlo sin problema a otros ordenadores.

Está elaborada íntegramente en aluminio y de color plata que le da un toque elegante. Su controladora es compatible con el protocolo UASP e instrucciones TRIM. Posee el modo sleep automático para ponerla en reposo y prolongar su vida útil; al volverlo a usar se activará de nuevo automáticamente.

El tamaño del ORICO M.2 es de 29 mm x 104 mm x 10 mm. Empaquetada en una caja de cartón en cuya parte delantera se especifica la velocidad (10 Gb/s) e imagen y en la parte de atrás los detalles técnicos, viene con dos cables USB para conectarla al ordenador, el manual, la garantía, un destornillador con los tornillos para el montaje.

Al remover un tornillo accederás al interior de la carcasa, donde principalmente está la placa controladora y el thermal-pad que regula la temperatura. Para enchufar el NVMe sólo debes instalarlo como un ordenador; colocar el tornillo y el tope según el tamaño de tu unidad en la abertura correspondiente, cerrarla y listo.

Después que la ajustes conéctala al ordenador mediante el puerto USB. El controlador será reconocido automáticamente por Windows 10 y podrá ser empleado como un disco duro externo. No se requiere configurar ni instalar.

Según pruebas ejecutadas por expertos, la carcasa SSD NVMe externo ORICO M.2., ofrece un gran rendimiento. Puedes copiar archivos entre dos unidades de NVMe. Sin embargo y entre sus inconvenientes está en primer lugar, el material. El aluminio se calienta hasta los 70 grados de temperatura. Segundo, a pesar de la velocidad máxima del protocolo USB 3.1 Gen 2, está lejos de la que se obtiene a través del puerto M.2.

¿Te gustó el artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Cargando…

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies